El emotivo encuentro entre Lionel Messi y un niño con su misma enfermedad: "Eran dos chicos que se entendieron"

En AM750, la madre de Tomás, Bárbara, recordó cómo vivió su familia el tratamiento para enfrentar el déficit en la hormona de crecimiento, el mismo problema que afectó al mejor jugador del mundo en los primeros años de su vida.

Actualidad 27 de diciembre de 2022

"Uno lo ve ahora con la Copa. Pero detrás hay otros motivos que lo hacen mucho más grande". 

Así comenzó su relato en redes sociales Bárbara, una mujer de 47 años que decidió contar la historia de su hijo, Tomás, y la relación que lo une con el mejor jugador del mundo, Lionel Messi.

En 2008, cuando Tomás tenía 4 años, Bárbara notó que algo no andaba bien. “Era muy petisito y el pediatra nos decía que nosotros, sus padres, no éramos altos y que por lo tanto iba a crecer bien, pero yo estaba convencida de que le pasaba otra cosa”, contó este martes en diálogo con AM750, luego de que la historia de su familia se viralizara en las últimas horas.

“Entonces me puse a investigar porque los médicos no investigaban y junté un montón de datos y crucé mucha información. Era leer cosas y empezar a comparar. Y fui con todos los papeles al pediatra y le dije: ‘Tommy tiene lo mismo que Messi’. Y el pediatra: ‘¿de dónde sacaste eso?’. ‘Me puse a investigar. Y te pido que hagamos lo que haya que hacer’”, continuó.

Fue en ese momento cuando empezaron empezaron los análisis, los estudios y las tomografías. Un proceso que, en medio del desconocimiento y la incertidumbre, se tornó más largo de lo deseado. “Es largo hasta que se define qué es, porque no todos los chicos petisos tienen esto. Y el diagnóstico terminó siendo: ‘Tommy tiene lo mismo que Messi”. Es decir, Tomás tenía un déficit en la hormona del crecimiento. 

Y lo que seguía era un tratamiento largo y costoso, nada fácil para unos padres que debían explicarle a su hijo de cuatro años a qué debía enfrentarse en los próximos años. “Es un tratamiento en el que no ves el resultado al día siguiente, hay que tener mucha paciencia y confiar y no bajonearse. Y se ve mucho de eso en la carrera de Messi. El otro día Tommy me dijo: ‘Lo que hizo Messi en la Selección es lo mismo que hizo en el tratamiento. Es bancar y bancar y bancar’”, detalló Bárbara en La Mañana.

En ese momento, la mujer compró un póster de Messi y lo colgó en la pared de la habitación de su hijo. El jugador del Barcelona, que en ese momento tenía 23 años, era el ejemplo que Bárbara encontró para transmitirle la motivación que su hijo necesitaba para afrontar el tratamiento médico. “No conocíamos a nadie más que tuviera ese problema, así que Lionel era la referencia”, explicó.

“Entonces un día le preguntamos a Tommy: ‘¿Querés conocerlo a Messi y preguntarle del tratamiento?’. Sabíamos que era una locura, pero pudimos hacerlo”, agregó Bárbara, al referirse a la foto que su hijo se sacó con un por entonces joven Messi. 

“Justo la Selección estaba concentrada en un hotel en Capital y conseguimos el teléfono del papá de Messi y le contamos lo que estaba pasando. Nos encontramos con Lionel en el lobby del hotel y nos sentamos en el piso a charlar, no de fútbol sino sobre el tratamiento. Le preguntamos dónde se inyectaba él, si le dolía, qué le pasó durante el tratamiento. Lionel se inyectaba en las piernas, Tommy en los brazos. Y una de las cosas que le dijo Lionel fue: ‘Tenés el mismo cuerpo que tenía yo cuando era chiquito’. Se vio identificado en eso. Fue algo tan humano y tan humilde. Es tan especial esa persona que nuestra forma de agradecerle es que esta historia se hubiera vuelto viral”, explicó la mujer, al recordar el único encuentro que tuvo su hijo con el mejor jugador del mundo.

“Esa foto es la única que tenemos. Y eso es lo más valioso. No hubo un show en torno a eso. Solo eran dos chicos que se entendieron”, completó.

Por último, la mujer concluyó: “Jamás me imaginé que esto se iba a viralizar. Simplemente hay historias que no se cuentan, pero todo lo que sume para que la gente sepa que Messi es mucho más que Messi, y que es gigante, hace bien y por eso me animo a hablar”.

Fuente: Página/12

Te puede interesar